domingo, 10 de mayo de 2009

MI PRIMERA DEVOCIÓN

Sobre ella se sustenta todo, es un pilar fundamental de mi vida...


Te quiero Abu.

Mil gotas de lluvia,
Sobre tu cabello blanco,
Señales de años,
Que tu rostro va surcando…

Tu figura encorvada,
Tu perfil cansado,
Tu piel arrugada,
De haberte entregado…

A una vida llena,
De sacrificios y milagros,
De risas y de penas,
De dulces y de amargos…

1 comentario:

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Nunca dejará de serlo, nunca. Así pasen cincuenta años, la que un día te acunó, la que veía la luz en la luz de su nieta y la que vivió porque le dio vida "Leni"...

Ay, pilar de una vida, sostén de tantas cosas... Descansa Soledad, descansa, que allí ahora, entre los tuyos, estás mejor. Estás en la Gloria. Y no te olvides de los que dejas, no dejes a los que no te olvidan y cuida de tu "Leni".