lunes, 2 de febrero de 2009

DÍA ESPERADO

23 días han pasado en este primer mes del año que comienza, para el anuncio de un día señalado. Se inicia la realidad del devoto costalero, con los primeros ensayos.Otra vez más, como cada año, surge el ritual de buscar en fondos de armario, una faja testigo del sufrir costalero, unas zapatillas mudas que rezan un Martes Santo y una ilusión que permanece grabada en la mente de todo el que siente este oficio, para revivir el frío olvidado propio del invierno, el abrazo de trabajadera bajo el paso, y ¿Por qué no?, la visita del amigo algo descuidado, que viene reclamando aquello que se forjó con el paso los años llevando a hombros a María Santísima.Pues si señoras, parece que el Martes Santo nunca iba a llegar, y acertadamente comienza la cuenta atrás.
Son tres las cuadrillas que conforman este cuerpo costalero, y era el turno de las de mayor tamaño, cuadrilla mediana y cuadrilla alta tuvieron el privilegio de saborear el palo antes que las más bajitas, y aunque el día no fue el más indicado en cuanto a la meteorología se refiere, plástico en mano y muchas ganas, salimos a la calle decididas a seguir aprendiendo nuestro cometido.


Desde aquí, ánimo a las "nuevas", que demostraron en ese primer ensayo mantener el cuerpo alzado, imaginado el regreso de la Virgen de la Caridad, a todas y cada una de las personas que hacen posible y que han hecho realidad los sueños de todas las que hoy portamos a María Santísima.

Gloria a Dios.

1 comentario:

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Y eso a pesar de los contraguías... No les vendría mal un poco de educación. Desde luego, no le hacen justicia al bueno de Paco Carrasco