viernes, 28 de marzo de 2008

PARA VOSOTRAS








He querido que este apartado, sea el que demuestre la verdadera familia que ya había y que sigue creciendo cada año en el cuerpo de costaleras de la Hermandad de la Lanzada. Más de cien mujeres, son las que portan el palio de María Santísima, todas con un mismo objetivo, y con una virtud muy definida "Caridad".

Las niñas de esta cuadrilla tienen fuerzas para reir bajo la trabajadera incluso después de largas chicotás de ensayo una vez arriado el paso, y tampoco quieren dejar de hacerlo fuera de ella porque el significado de todo esto, es evidente para nosotras. Son fotografías que reflejan el cansancio, la bien estar entre amigas, y el principio fundamental de cualquier cuadrilla, que bajo mi humilde punto de vista es el de "Hacer Hermandad".
Muchas de las que integramos esta familia hemos incluso buscado la cámara, para inmortalizar los ensayos de este curso cofrade 2008 que sin duda han sido generosos para nuestra Hermandad. Un año de tránsito, de mejora, un año que ha andado con paso decidido hacia un futuro mejor.
Las muchas horas de ensayo han dado lugar, a momentos de preocupación, de entusiasmo, de temor para aquellas que por primera vez se metían debajo de un paso... situaciones de pretensión por reir con una u otra amiga, o sencillamente por estar con aquellas a las que hacía tiempo nos veías. Motivos todos válidos para formar, esta familia a que hacía referencia al principio de la entrada.
Las cámaras que han inmortalizado estas imágenes, han pasado por diferentes manos, y la que ha querido, ha sido fotografiada algunas incluso posábamos, muestra del humor que colocábamos en cada ensayo. Es verdad que no sale demasiada gente, aunque espero enmendar este descosido el año que viene, es más; desde aquí decir, que si alguna tiene fotos de ensayos y demás me las puede enviar al correo, que con satisfacción se mostrarán este blog, que es el de todas.














Ha habido tiempo, incluso de comer churros, mientras el equipo de priostía montaba el paso de palio y se probaba el movimiento de los varales, incluso, hemos estremecido con alguna marcha dedicada, o álguna que otra chicotá queriendo estar ya en Martes Santo.



No sólo hemos seguido creciendo en cuanto al número de personas que se suman a la cuadrilla, sino que amigas, las cuales, por problemas de distancia, no han podido en alguna ocasión procesionar fisicamente, han vuelto al sitio donde deben de estar, que no es otro que debajo de la Madre de Dios. Permitidme esta particular dedicación, porque ha sido ella... Desiré, una de las personas que más ha aportado debajo de esta cuadrilla, ha sabido decir una palabra poderosa, cuando las niñas estaban agotadas mentalmente, ha querido ser una hermana más, tanto dentro como fuera del paso, ha demostrado querer a la Caridad, y querer a los que la enseñaron a quererla. Ha sabido acoger a cada una de las personas que se incorporaban, ha apoyado siempre a los capataces, a sido en resumen, una costalera incondicional y desde aquí hacerle llegar el cariño tan especial que le tengo.


En entradas anteriores os daba la enhorabuena por la estación de penitencia, y en este apartado os quería hacer llegar mi mas sincera gratitud para todas.









Las noches de ensayo como se pueden ver, ademas de ser bastante risueñas, han sido muy frías, véase, a Verónica (costalera también del Cristo de la Meditación) con la capucha de pelos, y arropada hasta arriba para combatir la temperatura. Menos mal que el esfuerzo bajo el paso compensaba alternativamente a las cuadrillas.




Todo es mejorable, pero para mi, sin ninguna duda este año, será con mucha diferencia inolvidable por como se ha desarrollado todo. Admirable el trabajo realizado por cada una de vosotras en los ensayos y aunque la participación en otros actos de la Hermandad no hayan sido muy bien acogidos por nosotras, tirense todas (yo también) un tiron de orejas, y pensad que el año próximo se puede mejorar la asistencia a este tipo de sucesos.









Demostrada queda nuestra labor como costaleras debajo de María Santísima de la Caridad, luchemos ahora por nuestra aportación a la iglesia como mujer cristiana además de cofrade






Mientras hacíamos tiempo esperando la orden de entrada debajo del paso, nos quedaba incluso tiempo para hacer alguna que otra llamada con el móvil avisando que el ensayo se alargaba más de la cuenta, jeje













La primera trabajadera tiene la ventaja de apoyarse en la zambrana, mientras el resto nos queda poner el trasero en el asfalto, je.




Él también ha hecho posible el sueño de todas. Paco Carrasco, Raúl, Alberto, y Pepe Tapia, también han pasado frío, han llorado y han reido..









1 comentario:

Padre Alexander Díaz dijo...

Me a parecido un blog super interesante, te felicito, me encantan las tradiciones cristianas que proyectas en el blog.

Bendiciones

padrealex@blogspot.com